el hospital Al Ahli de Gaza donde murieron cientos de personas, un pilar para los palestinos en medio del caos

El hospital Ahli Arab de la ciudad de Gaza, donde, según las autoridades palestinas, murieron cientos de personas a causa de una explosión el martes, tiene una larga historia en la región.

El hospital está en el sur de la ciudad de Gaza y funciona desde hace mucho tiempo en medio del conflicto, lidiando con enfrentamientos fronterizos y obstáculos financieros y prácticos derivados de la situación política. Pero desde que comenzó la guerra entre Israel y Hamás tras la muerte de más de 1.400 personas en Israel durante los ataques terroristas de Hamás del 7 de octubre, la institución se encuentra en medio de una operación militar y bajo fuego.

El sábado, el fuego de cohetes hirió a cuatro miembros del personal, según el hospital, lo que llevó al arzobispo de Canterbury, Justin Welby, a pedir que se revocara la orden de Israel de evacuar a los palestinos del norte de Gaza antes de una ofensiva terrestre prevista. «Los hospitales y los pacientes de Gaza están en grave peligro», advirtió, añadiendo que «se enfrentan a una catástrofe».

Tras la explosión del martes, Welby dijo: «Estoy de luto con nuestros hermanos y hermanas. Por favor, recen por ellos», en un post en X, antes llamado Twitter.

Además de atender a los enfermos, el hospital sirve de refugio a los palestinos que no tienen dónde ir en medio del caos. Después de que Israel pidiera a los palestinos que evacuaran la zona, muchos civiles se refugiaron en el hospital antes de que fuera atacado.

El hospital es administrado por la Diócesis Episcopal de Jerusalén, que también dirige escuelas y clínicas en los territorios palestinos, Israel, Jordania y Líbano. Fue fundado en 1882 por misioneros médicos de la Iglesia de Inglaterra y actualmente funciona bajo la autoridad de la Iglesia Episcopal Anglicana.

La población de Gaza es mayoritariamente musulmana, al igual que el personal de Ahli Arab, y, a pesar de las raíces cristianas del hospital, atiende a personas de todas las religiones. En una entrevista de 2018 con el Episcopal News Service, Suhaila Tarazi, directora del hospital, dijo que los médicos y el personal allí trabajan «en la situación más difícil y sombría.»

A pesar de las raíces cristianas del hospital, atiende a personas de todas las religiones. Foto AP

Ahora, esa situación se ha vuelto mucho más grave. En un comunicado emitido el martes, la Iglesia Episcopal de Jerusalén condenó el ataque al hospital.

«Gaza sigue desprovista de refugios seguros», decía la declaración.