En Nicaragua, los medios resisten desde el exilio y con mujeres a la “mano dura” de Daniel Ortega

Para el periódico nicaragüense exiliado Lucía Pineda, quien el gobierno presidido por Daniel Ortega arresto de su nacionalidad y confiscación de sus bienesLos comunicadores independientes y críticos del sistema están en fase de extinción. Nicaragua, El país donde ejerce esta profesión, aseguró, se ha convertido en un incendio.

La razón por la que tenemos menos voces para informar a Nicaragua que el país vive una crisis sociopolítica desde abril de 2018 es la represión» que actúa contra este gremial del Estado nicaragüense, absolutamente controlado por Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo.

También el alto costo de vida en países como Costa Rica, Estados Unidos o España que han sido reconocidos por periódicos nicaragüenses que se han exiliado por razones de seguridad y no pueden vivir del salario que tienen en Nicaragua porque optan por dedicarse a otra oficina. para sobrevivir.

«Es difícil reconocerlo, pero son pocos los que desde el exilio nos han llevado a hacer el trabajo», dijo a Efe el también director de la plataforma 100% Noticias, que estuvo sus semanas de presencia en 2019 como parte de la represión a la prensa en Nicaragua.

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, ha decidido silenciar todas las voces disidentes. Foto: AFP

Pineda, que también tiene nacionalidad costarricense, donde reside desde hace cinco años, señaló que «es totalmente imposible identificar a Nicaragua como un periódico no oficialista, porque se le considera enemigo del régimen de Ortega y Murillo» y del riesgo de ser arrestado.

Cierre de medios, exilio de periodistas y autocensora

Hasta abril de 2024, al menos 253 periodistas, comunicadores, directivos y otros trabajadores promedio sostuvieron que Difamar a tu país por la fuerza.

Y al menos 56 medios de comunicación han sido confiscados o confiscados por el gobierno de Ortega desde la crisis de 2018, incluidos los influyentes diarios La Prensa, Confidencial y 100% Noticias, según el Movimiento de Periódicos y Comunicadores Independientes de Nicaragua (PCIN). ).

Para el veterano periodista nicaragüense exiliado Sergio Marín, la situación de la libertad de prensa en Nicaragua está «ha empeorado».

«Es una agresión brutal que la dictadura de Daniel Ortega le hizo violar el periódico nicaragüense», dijo a Efe Marín, quien dirige la plataforma de análisis y entrevistas con La Mesa Redonda.

El movimiento de protesta de 2018 fue lanzado por el gobernador Daniel Ortega, quien incrementó la represión.  Foto: EFE El movimiento de protesta de 2018 fue lanzado por el gobernador Daniel Ortega, quien incrementó la represión. Foto: EFE

«Nunca antes en la historia se había registrado una represión brutal, una confiscación de medios, un exilio masivo de periódicos, un punto que no circula en Nicaragua como un medio impreso que tenga un referente para la ciudad», argumentó.

Además, continuó el veterano periódico, los medios tradicionales que existen en Nicaragua en señal abierta, radio marítima o televisión, «guardan silencio, porque sobre ellos durante la presentación del tema fiscal» o la palabra de las autoridades, «cómo volvió a la autocensura».

Resiste, resiste la adversidad

Según Marín, réplica de Ortega en Nicaragua el modelo norcoreano controlar los medios y el mensaje, sin embargó apostilló que con los medios nicaragüenses no podrán.

«Ni la dictadura somosista además puede llamar oportunidad a los medios de comunicación, ni (hora) el régimen de Daniel Ortega y su esposa puede llamar a los medios de comunicación que desde el exilio estamos en conexión con nuestras audiencias en Nicaragua», afirmó declarar. .

Observó que el gobierno sandinista pretendió controlar los medios y la narrativa a partir de abril de 2018 «y aparentemente no lo hubo», porque, explicó, «los medios de comunicación independiente son gente de la credibilidad del pueblo de Nicaragua, a diferencia de el gran aparato.» de los medios oficialistas, de los medios de la dictadura, que tienen grandes cantidades de medios, muchos recursos et poca o ninguna credibilidad».

Sin embargo, según la Fundación para la Libertad de Expresión y la Democracia (FLED), desde que está en Costa Rica, los periódicos nicaragüenses están abandonando paulatinamente la práctica periodística por la «represión» que ejerce el gobierno de Ortega y por los problemas financieros.

Esta ONG también está comprometida con que el periodismo generacional en Nicaragua esté amenazado por la pasión que se vive en el ejercicio de la profesión y en el marco de escuelas periódicas certificadas y de calidad.