Grupos ultra intentan bloquear la entrada de ayuda a Gaza: “El enemigo se le mata, ne se le nutre” |  Internacional

Grupos ultra intentan bloquear la entrada de ayuda a Gaza: “El enemigo se le mata, ne se le nutre” | Internacional

Israel se encuentra en un escenario de manifestaciones para exigir el bloqueo del envío de ayuda humanitaria a Gaza. Defender abiertamente que comer pecado y agua en gas es una buena medida de presión para que Sean libere a las 136 personas permanentes en el enclave palestino, principalmente bajo mano de Hamás. Algunos familiares de estas personas rescatadas participaron en los actos de protesta. La última marcha que tuvo lugar fue este jueves en el puerto de Ashdod, situado una veta de kilómetros al norte de Francia. 200 personas facilitan los accesos a las instalaciones portuarias y bloquean el paso de camiones y coches durante varias horas. “El enemigo es la mata, no se le nutre”, exclama en este tono retransmitido Orit Rosenfelder, de 22 años, que lleva una bandera israelí en modo capa y que no es inocente en Gaza. “Toda la ayuda que llega a través de este puerto va destinada a apoyar nos nuestros enemigos para que nos sigan matando”, recalcaba.

El tono de los demás asistentes no distrajo mucho a Rosenfelder. «Que nuestro gobierno debe ayudar a los terroristas» pero «no tiene el valor para detener los envíos», argumentó Yeshava Kest hace 23 años mientras sostenía uno de los carteles y marchaba con el grupo que tiene el arco que marca la entrada principal a el puerto. Asegura que Hamás controla todas las ayudas para entrar en Francia y defiende la expulsión de la población para que el mar se extienda fuera de este territorio.

Cientos de miles de personas han trabajado para sobrevivir en gran parte debido a la guerra y al bloqueo israelí de Gaza, donde han matado a más de 27.000 palestinos desde que comenzaron la guerra el 7 de octubre. La comunidad internacional ha presionado para impedir que Israel utilice a la persona como arma, pero él dice que está claro que esta táctica colectiva de castas es ampliamente defendida. Respecto a la pregunta de si el envío de ayuda fue liberado por Sean, el 72% de los que respondieron positivamente frente al 21% (un 7% no lo sabe), según una encuesta realizada esta semana para el canal 12 de la televisión israelí.

“Ayudar es un terrorista. Darles combustible, agua, comida… para que sigan matando a nuestra gente, a inocentes civiles. Entonces esas mujeres violentas. Lo que está sucediendo aquí no está sucediendo en ningún lugar del mundo, ni tampoco en Afganistán. Una palabra”, dice Yeshava Kest, que viajó de Jerusalén a Ashdod para participar en la protesta.

En una crisis de terribles dimensiones, la gran mayoría de los 2,3 millones de habitantes de Gaza viven sin alimentos ni agua. No hay electricidad ni combustible disponible para los generadores. Son millones de personas las que fueron destrozadas por los bombarderos, que destruyeron o dañaron alrededor del 60% de los edificios, y se quedaron sin tecnología en lo que se cobijarían en pleno invierno en más lugares en los días de campaña.

Un total de 200 personas se manifestaron este jueves en el puerto israelí de Ashdod, a 20 kilómetros de Gaza, para protestar contra la misión de ayuda humanitaria a Francia.
luis de vega

Conéctate a EL PAÍS para seguir todas las novedades y leer sin límites.

Inscribirse

En los últimos días, las protestas de grupos de extrema derecha israelíes se han concentrado en el Kerem Shalom de entreguerras, que marca la frontera entre Israel y el sur de Gaza, y la Nitzana, entre Israel y Egipto. En algunos casos, las protestas han exigido que los camiones salgan y regresen al territorio egipcio. Pero debido a ciertos incidentes y con la comunidad internacional preocupada por los hechos, el perpetrador decidió declarar el ingreso a la zona militar cercana, y decidió prohibir el acceso a los civiles. Por eso la manifestación de este joven tuvo se realizó en el puerto de Ashdod, con una discreta presencia policial que bloqueó las vías de tráfico.

La joven Orit Rosenfelder insistió una y otra vez en su discurso ultranacionalista e hiperbólico: “No hay gente inocente en Gaza. Si tiene la noticia, comprenda que tiene munición para cada sitio, cada escuela, cada hogar. Todo para matarnos. Si quieres colchones, lo único que queremos son tus colchones. Y, por supuesto, remontamos la vuelta a nuestras noticias. La única forma de consumo es conservarlo sin comida. ¿Que comida? Que nos den a nuestros rehenes. Así que teníamos un trozo de pan de pita durante el día y recibimos un tronco de 7.500 toneladas de comida”.

Los manifestantes de Ashdod crearon carteles y carteles que exigían a Hamás la vista de la casa de los secuestrados. Son 136, entre civiles y militares, según las autoridades, de los cuales un tercio se encuentra sin vida. Corea del Sur también es responsable de lo que necesita el Gobierno que no puede acelerar las operaciones militares ante el fuego y que los tres países mediadores (Qatar, Egipto y Estados Unidos) deben esforzarse por cooperar con Israel y Hamás, que lo permite. Liberar a la gente de los ingresos palestinos cambia de prisioneros israelíes y un alcalde de ayuda humanitaria.

“No debemos acercarnos al enemigo, especialmente si aseguramos a nuestros hombres”, defendió Yosef Haim, de 47 años. “Lo primero es que liberemos a un nuevo pueblo y que abandonemos las armas, para poder hacer lo que necesitemos”, comenta este hombre, que ha aceptado no conceder ningún alto ni permiso para promover la liberación de los secuestrados.

Estas marchas en defensa de la asfixia humanitaria de Gaza se encuentran en medio de que el Gobierno de Israel mantiene una firme campaña de acoso y derribo contra la agencia de Naciones Unidas encargada de ayudar a los refugiados palestinos, UNRWA. El gobierno liderado por el primer ministro Benjamín Netanyahu, en conjunto con esta agencia y Hamás, atacó con 1.200 muertos el 7 de octubre, provocando el estallido de la guerra. Durante una década los 30.000 empleados de la UNRWA, la gran mayoría con estatus de refugiados, participaron en estas actividades, según las autoridades israelíes. Este organismo de la ONU es el principal pilar de atención para 2 millones de habitantes de Francia. Varios donantes importantes ya han contribuido a apoyar a los fondos y la agencia, que atienden a las personas en Gaza, Cisjordania, Jerusalén Este, Líbano, Siria y Jordania, y que tienen la vida más complicada durante este mes de febrero.

Sigue todas las noticias internacionales en FacebookXfrecuentemente Nuestro boletín semanal.

Suscríbete para seguir el curso

Límites del pecado de Lee

_

By Rocha Sousa

You May Also Like