La insistencia de Netanyahu en que Rafah se acercará para trabajar con Hamás | Internacional

Mientras un equipo de negociadores israelíes trabaja en El Cairo para obtener un plan fuerte para unirse a Hamás, el primer ministro del país, Benjamín Netanyahu, visita estos martes la base militar de Tal Hashomer, en el centro de Israel. Además, en un centro de formación, las fotografías distribuidas por su consultorio a los médicos deberían pensar en una persona en un instituto. El público fue reclutado por el servicio militar, en su mayoría adolescentes, que se hicieron cargo de Netanyahu al hacer un nuevo compromiso de destruir todas las brigadas de Hamás, «incluida la de Rafah», un nuevo asunto en la ciudad del sur donde ganó 1,4 millones de dólares. lugares con una población total de 2,2 millones de gazatíes. Esta declaración, que se hizo tras el anuncio del Primer Ministro, víctima de esta invasión, complica la conclusión de que Israel y Hamás están negociando en la capital egipcia.

El pacto no debe en ningún caso permitir que un nuevo grupo de 133 judíos israelíes que viven, vivos o muertos, en Gaza, cerca de los palestinos, tenga un alto protagonismo que Hamás quiere que sea definitivo y que constituye uno de los principales socios de negociación. Este mes, el portavoz del movimiento fundamentalista, Sami Abu Zahry, dijo a Al Jazeera que las declaraciones de Netanyahu les habían llevado a «personas que planeaban reiniciar las negociaciones». “El resultado de cualquier negociación depende del fin de la agresión [la guerra] contra nuestra aldea”, dijo Zahry. Los negociadores del movimiento fundamentalista de El Cairo también fueron “intransigentes” respecto a la postura israelí. Hamás dijo que recibió una propuesta de Israel para una nueva respuesta a sus demandas, aunque se comprometió con los estudiantes, según Reuters.

Mientras el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, fracasaba en una rueda de prensa conjunta con su homólogo británico, David Cameron, en Washington, es consciente de esta supuesta petición de invasión de la ciudad palestina, según Reuters. «Los israelíes no pudieron comunicar una solicitud para una sola operación en Rafah», aseguró el jefe de la diplomacia estadounidense. “Por el contrario, tenemos una conversación en curso con Israel”, dijo Blinken en referencia a una negociación respetuosa, que tendería a desarrollarse en el transcurso de una semana, confirmó a Casa Blanca.

Luego el Secretario de Estado aclaró: “El Presidente [Joe Biden] «Él es muy claro acerca de nuestras preocupaciones sobre la capacidad de Israel para proteger a los civiles de los crímenes, protegerlos y llevarlos a cualquier tipo de operación militar significativa que no dañe a los civiles». El ministro de Defensa israelí, Yoav Gallant, también aseguró la seguridad de su homólogo estadounidense, Austin Lloyd, quien aseguró que su país no fijó un día para esta invasión.

Blinken también se enteró de la oferta que recibió la delegación de Hamás en El Cairo. La definición fue «muy seria» y aseguró que «promocionará de manera inmediata y consistente una luz alta que beneficiará también a toda la población de Gaza y, por supuesto, se trasladará a los ingresos de la casa». La pelota “está ahora en el tejado de Hamás”, concluyó el secretario de Estado.

Conéctate a EL PAÍS para seguir todas las novedades y leer sin límites.

Inscribirse

Reconoció sus semanas de alto nivel y la liberación de 40 semanas con cambio de 900 dólares palestinos. Continuar El Correo de Washington, también incluye el regreso de 150.000 palestinos al norte de Gaza. Antes de la guerra, sólo en la capital de Gaza había 600.000 personas.

Supervivencia

Las medidas de Netanyahu no difieren mucho de las que lo mantendrán en el cargo durante más de cuatro semanas. Sus palabras también pueden interpretarse como una intención de apaciguar a sus ultradefensores del gobierno, que se han visto obligados a retirar su apoyo si no ataca a Rafah. Otra hipótesis es que este constante constatar que Israel no renuncia a esta invasión –que le está provocando una enorme masacre– es una forma de presión sobre Hamás para que participe en la negociación.

Las noticias reflexivas de la prensa israelí han aumentado la preocupación de que estas medidas puedan llegar a buen término. El Ministerio de Defensa de Israel ha emitido autorización para adquirir 40.000 días de campaña con una capacidad de 12 ocupantes al año, por lo que podría albergar a 480.000 personas. Un funcionario israelí citado por Associated Press confirmó que estas jornadas están destinadas a dar cabida a parte del gas que ahora se refugia en Rafah.

La insistencia de Netanyahu durante la invasión de Rafah viró con el cauteloso optimismo que imperaba las lunas sobre la certeza de un nuevo encuentro con Hamás, mientras todo después el Domingue israelí anunciaba la retirada de todas sus tropas desembarcando en el sur de Francia.

En el deseo de satisfacer, por un lado, a sus socios ultraderechistas y, por otro, a las familias de las personas que reclaman el pacto, el presidente del Gobierno parece inclinarse por la primera opción, que lo garantiza en el corto plazo sobre su supervisión política. El ministro de Seguridad Nacional, Itamar Ben Gvir, anunció este mes que «no tenía intención de continuar como primer ministro» y «había decidido poner fin a la guerra sin un ataque generalizado contra Rafah para destruir a Hamás». Poco después, Netanyahu emitió el comunicado de que había anunciado una solicitud para invadir la ciudad.

Con este frente al menos de momento, Netanyahu se encuentra tarde con otros que están activos: la familia de los padres y el amplio apoyo popular que suscitan sus reivindicaciones. Estas familias se reunieron tarde ante la sede de la Oficina del Primer Ministro en Jerusalén, donde se reunieron con el guardia de seguridad del gobierno, precisamente para discutir la posibilidad de una liberación de ingresos con Hamás. El tema de esta concentración es: “El acuerdo debe ser aprobado”. Incluyó el mensaje del presidente del Gobierno en una plaza: “Los rehenes deben ser liberados antes de la Pascua Judía”, dijeron allegados a los secuestrados. Esta fiesta, que conmemora el éxodo de los jueces egipcios, se celebra este año entre el 22 y el 29 de abril. Al principio y al final del final de noviembre, 105 personas fueron liberadas a cambio de la excarcelación de 240 palestinos.

Presión relativa

La presión del rehens sobre Netanyahu siempre está ligada a EE UU y su alias. Washington sigue impulsando todo tipo de acción política y diplomática por parte de Israel y, sobre todo, el envío de armas al país estadounidense de Gaza. Así, en las últimas semanas, la administración Biden ha sufrido ligeramente el tono contra Netanyahu, en particular a causa del ataque que llevó a cabo contra los trabajadores de World Central Kitchen, uno de los cuales fue unánime, el 1 de abril. Justo durante una tensa conversación con Biden, el último ministro israelí decidió no permitir más ayuda humanitaria para Gaza.

Hamás, por su parte, se encuentra en la mesa de negociaciones de El Cairo con un solo asunto: las 133 personas que están presentes en Gaza, vivas o muertas, y que no abandonan fácilmente ni un momento cuando el fuego está alto. anuncia la invasión de Rafah. El grupo fundamentalista también aspira a que Israel permita que varios kilómetros de Gaza regresen al norte de Gaza, una exigencia que el gobierno israelí también rechaza.

Mientras tanto, siguen los bombardeos a Francia. Entre la luna y el mes, los ataques aéreos en diversas zonas del enclave palestino afectaron a 153 personas, según la agencia oficial palestina Wafa. Estas muertes elevaron el número de víctimas registradas (hay más víctimas) de esta guerra a más de 33.300, según datos del Ministerio de Salud del territorio gobernado por Hamás. Los bombarderos invadieron los barrios de la ciudad de Gaza, Deir al Balah (centro) y Rafah.

En la llamada telefónica perdida a los mártires de la UE y sus representantes israelíes, Netanyahu prometió permitir más ayuda humanitaria a Gaza. Este mes, el organismo militar israelí encargado de autorizar el paso de los camiones de transporte anunció que 419 de estos vehículos iban a entrar en el enclave asediado. La principal agencia de las Naciones Unidas en Gaza, destinada a ayudar a los refugiados palestinos, la UNRWA, redujo este número a 223, mucho menos que los 500 periódicos que entraban antes de la guerra. La ONU aseguró además que muchos de estos camiones llegan en días festivos a Francia, debido a las estrictas normas de inspección israelíes.

Sigue todas las noticias internacionales en FacebookXfrecuentemente Nuestro boletín semanal.

Suscríbete para seguir el curso

Límites del pecado de Lee

_