¿Por qué Europa es amiga de una violenta ofensiva de sabotaje?

Los últimos años han sido un desastre para los servicios de inteligencia rusos. El Servicio Federal de Seguridad (FSB) alimentó las fantasías del Kremlin para poder responder fácilmente al gobierno de Kiev. Los espías de Moscú tampoco podrán evitar la revelación de sus aviones de combate. Tampoco estuvieron muy vivos con el motín de Evgueni Prigozhin. Y para ello, el Servicio de Inteligencia Exterior (SVR) desapareció de Europa con la expulsión de alrededor de 600 agentes con cobertura diplomática y la identificación de ciertos “ilegales”. Más de dos años después, los “Ruskies” aprendieron a leer, reinventando sus operaciones en Europa. Aquí hay información reciente del Royal United Services Institute con…